Mitú

Un palenque epiléptico

Coja esos cantos de pájaros de la selva y transfórmelos en beats, súmele un tambor endemoniado, noche, luces estrámboticas, baile y una repetición no apta para gente con bajos niveles de tolerancia a la saturación. La gente llama gente.

Mitú es el proyecto paralelo de Julián Salazar, bajista de Bomba Estéreo, junto con "Lamparita", un pelado de Palenque de San Basilio, le dieron rienda suelta a este sonido que busca combinar de la mejor manera las máquinas, el beat, con las percusiones de nuestras raíces africanas. Techno de la selva lo llaman ellos.

Antes había visto a Mitú dos veces, la primera porque me tocó, la segunda porque quise, esa noche estaban presentando su nuevo disco, con un ambiente de fiesta, de rumba te tumba, la gente miraba esa máquina y ese tambor que iluminados a media luz esperaban cobrar vida para poner a mover a toda la gente con ganas de descualquierarse. Y si que lo hacen, la gente por alguna razón enloquece, se mueve sin parar, quieren desbaratarse el esqueleto mientras Julián y Lamparita están entregados a su música.

Mucha energía!, el de las máquinas esta enloquecido con sus aparatos, cabizbajo y concentrado, evitando mucha interacción con las mujeres que le gritan, el de los tambores una bestia, azota ese pedazo de cuero tan rápido y con tanto entusiasmo como si su vida dependiera de eso.

Balnear es el segundo disco de Mitú, en su debut lleno de buenos temas laaaargos, psicodélicos, impusieron un sonido propio que realmente llama la atención, la vaina con Mitú es que solo basta escuchar una canción para saber a qué suena la banda.

Este disco tiene temas mucho más cortos, más de canción promedio de radio, tal vez se dieron cuenta que el mundo ahora se mueve es por sencillos, ya no estamos en la era de Pink Floyd.

Es bien diferente ver a esta gente en vivo, escucharlos con audífonos es perfecto si va montado en una flota y con un camino largo por recorrer.

Julian Salazar explica al final de su disco que el concepto general es el de lugar de esparcimiento en tierra caliente, la banda sonora para un Piscilago más hipster. Allá sería perfecto, Mitú es una banda para ver a la 1 de la mañana en una playa si se puede, encerrados en la 82 es otra cosa, es como cuando usted pone a calentar una leche en la estufa y se le riega, apenas comienzan es una efervescencia imparable, luego de 40, 50 minutos de tocar es complicado mantener el nivel, hay que estar preparado para la saturación y la repetición.

Muy bueno por Bogotá, en una zona donde predomina el reguetón, mucha gente se aglomero para ver esta propuesta instrumental que está dando de qué hablar, bien sea por sus contactos, por Polen Records, por lo que les arrastra Bomba Estéreo, por la calidad de su música, o por el voz a voz, Mitú hizo sudar a mucha gente que no paraba de bailar este palenque epiléptico que saco sonrisas y dejo pies para llegar a remojar en agua caliente.

Por: Alejandro Sanchez P @subgestionado