• rsc
http://wowslider.com/

150 MG, EL PESO DE LA VERDAD.

Por: Juan David Galindo Durán.

Película dirigida por Emmanuelle Bercot, la ganadora del premio Cesar en el festival de cine francés a mejor actriz y basada en el libro ‘Mediator: 150 MG’ de Irène Franchon. Cuenta la historia de cómo ella, Irène Franchon, logró ganarle una batalla jurídica, ética y moral, a una de las más grandes farmacéuticas de Francia, sacando así, al Mediator, un medicamento que cuyos efectos secundarios mataban a los pacientes con diabetes, del mercado farmacéutico francés. Ahora, la película nos plantea el problema ético que tienen las grandes farmacéuticas, un mundo monopolizado donde se juega a ganar dinero sin pensar en la vida de los pacientes (cualquier parecido con la realidad colombiana es pura coincidencia). El film nos muestra la historia de la doctora Irene con una moral inquebrantable frente a la injusticia porque sabe que es la injusticia y no la ciencia la que está matando a las personas. Por eso emprende una campaña casi quijotesca para lograr visibilizar el problema que están teniendo las personas con diabetes en Francia.

La historia culmina en que la doctora Irène Franchon gana la demanda a través del libro que publica y con la ayuda de un grupo de investigación, los medios y otras personas que le creen y que corroboran lo que ella dice. Sin embargo, lo anterior no es un Spoiler, por dos razones; porque la película está basada en una historia real, y porque lo interesante de la cinta es ver cómo se desarrolla la trama de la misma. Respecto al desarrollo del argumento no verán nada nuevo frente a la injusticia de los gobiernos o de las cortes y tampoco verán nada nuevo en el sentido de ver a una mujer apasionada por su trabajo haciendo valer los derechos de las vidas de las personas, que de por sí, todo lo anterior ya hace de la historia un trabajo increíble. No obstante, lo nuevo de la cinta y por lo que vale la pena ver la película, es porque los pondrá a pensar en el sentido ético de las ciencias. Muchos argüirán que la ciencia no debe tener sentido ético y en parte tienen razón, la física por ejemplo, trabaja en pos de la epistemología dándonos herramientas para conocer y entender nuestro mundo, Pero la medicina pienso, sí debe tener un sentido ético ya que a diferencia de la física, la medicina no trata con objetos y fenómenos del mundo sino con personas. Ese es el quiebre interesante de la película, que pone en duda la autoridad de los trabajos de investigación, cuestiona el poder moral de los medios de comunicación y denuncia una de las tantas calamidades que pueden vivir las personas a causa de los intereses económicos de unos pocos. Por eso, la película es novedosa, es divertida, con unas actuaciones impecables, y una dirección formidable, y desde ya, le auguro un muy buen futuro en las salas de cine del mundo.







Trailer oficial.



Cartelera:Cine Colombia.

Más reseñas de cine.