CINE | Epifanía

Cine 0 comments

 

La universalidad de sentir

Por: Alejandro Cortés @androcor.

Debo confesar que me preocupé cuando escuché las palabras “espectador avanzado” salir de la boca del director de esta película antes de su proyección y me preparé para recibir un bombardeo de locuras, luego, cuando habló de “sentir con los poros” y de “una carta de amor a la vida” fui sintiendo curiosidad y decidí desarmarme dispuesto a recibir lo que la cinta tenía para darme.

Epifanía cuenta, en tres momentos configurados en un emotivo viaje de la muerte a la vida, la historia de una hija que acaba de perder a su madre; la de una mujer que sobrelleva su existencia con talleres de curación, música romántica y baile y finalmente la de una abuela y el nacimiento de su nueva nieta; toda una reflexión sobre la vida, la familia y la femineidad .

El colombiano Oscar Ruiz Navia (El Vuelco del Cangrejo, Los Hongos) y la sueca Anna Eborn (Pine Ridge, Lida) resultaron dirigiendo juntos esta película gracias a una actividad del CPH:LAB de 2013, un programa danés que reúne realizadores de todo el mundo y gestiona colaboraciones creativas entre ellos con excelentes resultados, en este caso una mezcla de sentimientos, memorias y perspectivas que convergen en una sola visión universal motivada por las madres de los realizadores. Una cinta que deja ver claramente la sinergia de los directores, la sencillez estética del colombiano que revela la complejidad interna de sus personajes se complementa a la perfección con el talento de la sueca que cuenta con una fuerte experiencia realizando documentales que exploran las emociones humanas.

La película fue rodada en Suecia, Colombia y Canadá, una locación para cada historia, reforzando así el sentido de la universalidad de los sentimientos; y está protagonizada por Cecilia Navia (Madre de Oscar Ruiz Navia) y Juanita Escobar con diferentes roles a lo largo de las tres historias. Cinematográficamente hay una interesante mezcla de formatos que van desde el analógico de 16mm usado para la primera parte (mi favorita), hasta el uso de videos y diapositivas de archivo de las familias de los directores pasando por el formato digital, recurso que le da vida a la emotividad del filme.

En definitiva la película representa una experiencia diferente y conmovedora (salí de la sala con ganas de llamar a mi mamá) que trasciende el entretenimiento habitual del cine y al contrario de lo que dijo el director, pienso que no hace falta ser un espectador avanzado (si existe tal cosa) para apreciarla, será suficiente con acudir a los sentimientos más básicos y dejarse llevar. Epifanía es una oportunidad nueva y diferente para seguir apoyando el cine nacional y estará en salas desde el próximo dos de noviembre.

¡Compartir rockea!

Author Radio DaLi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *