El artista a través de sus musas

Por: Alejandro Cortés @androcor.

Egon Schiele fue un pintor austriaco cuya vida productiva se desarrolló al inicio del siglo XX y que en pocos años se consolidó como un gran referente del expresionismo en su país. Personalmente desconocía al artista hasta que vi los principales años de su vida reconstruidos en Egon Schiele: La muerte y la doncella, un biopic del director austriaco Dieter Berner, basado en el libro con el mismo nombre de la escritora Hilde Berger (también austriaca), coguionista de la película. El filme recorre la vida de Schiele entre 1910, cuando su trabajo empieza a ser reconocido, y 1918 cuando, a los veintiocho años, muere a causa de la gran epidemia de gripe que azotó a Europa por aquellos tiempos.

La muerte y la doncella, que es el nombre de una obra de Schiele con gran importancia dentro de la película, presenta una mirada muy particular y llena de matices acerca de la vida del pintor austriaco (interpretado por Noah Saavedra), pues en lugar de analizar directamente su controversial estilo o su influencia en el medio artístico, deja el tema supeditado a su vida personal y cuenta la historia a través de las relaciones que sostuvo con algunas mujeres a lo largo de su vida, como  su hermana Gerti (Marissa Riegner), su modelo Moa Mandú (Larissa Breidbach), su esposa Edith Harms (Marie Jung) o su principal musa y gran amor Wally Neuzil (Valerie Pachner). Esta mirada no sólo ofrece una perspectiva íntima y emotiva de Schiele y su arte, sino que dentro del contexto presenta un panorama claro de las mujeres de la época y sus diferentes posturas frente a la sociedad.

Es difícil determinar la precisión biográfica de la película dada la falta de información relevante acerca de la vida del artista; aunque el libro de Berger cuenta con una gran investigación podría pensarse que los guionistas se toman algunas licencias poéticas que llenan algunos vacíos y embellecen con éxito toda la historia. El filme, que se rodó en diferentes locaciones de Austria, República Checa, Italia, Luxemburgo y Croacia, entrega una excelente reproducción de la Viena de la segunda década del siglo XX soportada en una fotografía muy pictórica (aunque algo inconstante) que recuerda en ocasiones a Barry Lyndon. El casting por su parte (cuidadosamente seleccionado por el director) está formado por una nueva y talentosa generación de actores austriacos encabezada por Noah Saavedra y Valerie Pachner que encarnan a Egon y a Wally respectivamente y que han obtenido múltiples premios y nominaciones por sus brillantes representaciones.

No hace falta ser un conocedor para disfrutar de una gran historia como esta y de repente dejarse cautivar por uno de los principales artistas del siglo pasado; Egon Schiele: La muerte y la doncella lleva un poco más de un año dando vueltas por el mundo y llegará a Colombia el 11 de enero del 2018.

También te puede interesar

¡Compartir rockea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *